domingo, 11 de diciembre de 2011

La ardilla roja.

La quiero desde mis entrañas. La necesito igual que a mi hígado, a mi cerebro, a mis ojos. Sin ella se me rompen los huesos, se me derriten los pulmones y no puedo respirar... Me hace falta para vivir.

Ella no está bien, me necesita. Yo soy su ángel.

La ardilla roja, dirigida por Julio Medem.

3 comentarios:

  1. tendré que revisarla urgentemente

    pero la recuerdo como algo singular de este señor tan peculiar

    ResponderEliminar
  2. Voy a verla, te contaré que tal ;)

    ResponderEliminar
  3. Últimamente estás muy anatómica.

    La ardilla es el único animal que me encantaría poder domesticar.

    ResponderEliminar