viernes, 8 de julio de 2011

Colibrí.

-No sabéis lo que decís, el colibrí no es un pájaro cualquiera. Su corazón late a mil doscientas pulsaciones por minuto. Mueve las alas ochenta veces por segundo. Si no se le dejara mover las alas, moriría en menos de diez segundos. Esto no es un pájaro cualquiera, ¡es un puñetero milagro! Han estudiado cómo mueven las alas a cámara lenta. Y, ¿sabéis qué han visto? Lo hacen con los extremos de las alas. ¿Sabéis qué simboliza el ocho en matemáticas? ¡¡INFINITO!!

Fragmento del Capitán Mike en El curioso caso de Benjamin Button, del director David Fincher y guión de Eric Roth.


Tú siempre fuiste un colibrí, pequeña. Y por ello debes cuidar tu libertad. Que nadie atrape tus alas, ni tus sueños. Vuela lejos... más allá del infinito.

2 comentarios:

  1. La frase preciosa... y la película también

    ResponderEliminar
  2. ¿Debería apuntármela también para este verano?

    ResponderEliminar