domingo, 24 de febrero de 2013

La tormenta.

Entró dando un portazo y comenzó a desnudarse. Alcancé a ver la tormenta en sus ojos antes de que cayera sobre mí. Me empapó el alma con su aroma y se apoderó de mi piel. Noté su aliento en cada poro cuando me dijo:

"Vamos a respirarnos mutuamente, mi amor, como si fuéramos ráfagas.
Revolvámonos el cabello y las entrañas. Entrelacémonos en un huracán."


¿Cómo negarme?

4 comentarios:

  1. ¡Podríamos estar hablando de una entrada triunfal!

    ResponderEliminar
  2. Que alguien entre asi y te revolucione la piel tiene que ser increible :)

    ResponderEliminar