lunes, 16 de enero de 2012

Tus pupilas marinas.

Quiero ser el puto humo de tu cigarrillo, convertirme en lo único capaz de matarte lentamente y así hacerte eterno. Voy a desnudarme de cicatrices para entregarte un corazón completo. ¿Y si me encierro en los milímetros que separan tus labios? ¿Y si me ahogo en tus pupilas marinas? ¿Me querrás entonces?


¿Y si dejo la poesía, la mala vida? ¿Y si dejo de inventarme amores imposibles? ¿Me querrás entonces?

2 comentarios:

  1. es más bonito que te quieran sin pedirte que cambies. Es más de verdad.

    ResponderEliminar
  2. Todo está escrito en condicional. ¿Lo harás?

    ResponderEliminar